Fui a la peluquería a hacerme las rastas. Quise teñirme, pero no me daba el tiempo”, dice Kidd Keo mientras toma un café en Palermo. En su tercera visita a Argentina en menos de dos años, la agenda del trapero español tiene muy pocos huecos: viene de dar shows de Córdoba y Mar del Plata, y este fin de semana tocará en Rosario -el sábado en La Sala de las Artes- y Buenos Aires -el domingo en Groove, repite el viernes 26-, viviendo un fenómeno de convocatoria que supera, en algunos casos, a lo que sucede en su tierra natal. “Argentina no es mi primer país porque tengo el DNI español, pero me encanta”, dice. “Cada vez que me dicen que hay que venir, para mí son vacaciones.”

Nacido en Alicante como Padua Keoma Salas Sánchez, Kidd Keo comenzó a escribir y cantar rap a los 12 años. “Escuchaba Chief Keef y a Booba, que es mi preferido. Ahí me metí en eso”, dice. Al poco tiempo, mientras seguía componiendo, se interesó por el mundo del diseño y le pidió a su abuela que le enseñe a coser. “Llegué a viajar a París y trabajé con algunos diseñadores de allá”, afirma Keo. Pero a los 19, después de que su canción “Relax” se volviera viral -ya lleva más 10 millones de reproducciones en YouTube- decidió dedicarse a la música de forma exclusiva. “Me pasaba la noche cosiendo, en la mañana hacía canciones y también vendía hierba. Dejé todo y me puse a hacer temas a tope”, dice.

Venís del trap, pero en tu último disco, Keoland , jugás con otros géneros musicales y otras temáticas en tus letras ¿Por qué?

Todo el mundo evoluciona. No me gusta repetir sonidos. Me gusta innovar y crear cosas nuevas. También mis circunstancias han cambiado. Si tú eres alguien que está en la calle vendiendo droga y después de varios años te conviertes en un artista famosísimo, que tiene tres Ferraris -no es mi caso aclaro que es un ejemplo-, pues no vas a seguir cantando que vendes droga. Sí que puedes mantenerte en ese género pero la vida te cambia. Jay-Z no canta lo mismo ahora que a los veinte. Siempre tiro un tema más callejero, pero me gusta mezclar, si no lo hago, me aburro.

Spotify acaba de ponerte en la tapa de “Trap Land”, su playlist con “lo mejor de trap en español” ¿Lo ves como un reflejo de la proyección de tu carrera?

La verdad que ya era hora, tío ¿Te puedo decir una cosa? No estoy tirando beef a ningún artista. La playlist se llama “Trap Land” y todos los temas son de amor. Hasta que me han puesto a mí. Ya sabemos qué es lo que vende, pero poner ahí un poco de malandreo, aunque sea un tema o dos. Llámenlo “Love Land”. Un respeto a todos los artistas, pero la playlist de trap tiene que estar actualizada.

 

 

¿Cómo ves la movida del trap argentino?

Está durísimo. Yo no escucho mucho trap en español. Escucho trap francés, inglés, italiano algo y americano. Pero aquí están haciendo unos números impresionantes. En estos últimos meses Duki, Khea y Ecko estuvieron en España. Aquí hay mercado. La gente es creativa. Hay un movimiento que me gusta cómo se viene, con mucha energía. Los shows de trap aquí son salvajes, lo más parecido a lo que pasa en Estados Unidos. Lo viven de la misma forma.

Me dijeron que te encontraste con Duki y a algunos traperos locales en un bar la noche que llegaste. Por cómo hablás de ellos parece que mejoró tu vínculo después de ese beef que tuviste con él hace un tiempo ¿no?

Antes estaba más salvaje. Me volví hippie, dejé las drogas. Ahora fumo cada tanto, lo llevo tranquilo. Está todo bien con los chavales. Lo vi y nos saludamos.

¿Cuál es tu objetivo para lo que queda del año?

Si antes partía culos, ahora van a flipar. El 2019 es mío, lo siento. Estoy preparando un nuevo video con Facu Ballve -director de los videos de Duki, Khea y Cazzu, entre otras figuras del trap, y colaborador de RS- de un tema que habla sobre este país. Se llama “Pitbull”. Saldrá para Navidad. Además voy a lanzar desde acá esta prenda -señala la remera que lleva puesta, que tiene estampada una calavera y dice “Dracukeo”, el nombre de uno de sus temas- como el opening de mi marca. Van a ser unidades limitadas. No quiero adelantar nada pero quiero ser el rey, una leyenda. Pero no solo de la música: cine, diseño arquitectura, voy a diseñar casas; eso… y en un par de años voy a hacer un Luna Park.

FUENTE: LANACION

Noticias

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *